Coloquio en clave de mujer

Señor, tu evangelio es una puerta de comunicación contigo y con mi prójimo.
El ejemplo de fe de una mujer me enseña a vivir mi propia fe.
Pienso en mi vida…
a veces la duda me paraliza.
a veces el pesimismo oscurece mi horizonte.
Pero la mujer del evangelio me enseña de fidelidad y de perseverancia.

Señor, hay muchas mujeres que son puertas de comunicación contigo.
Pienso en la mujer madre ante la puerta de la cárcel que visita a su hijo.
Pienso en la mujer migrante que lucha por un futuro mejor para los suyos.
Pienso en la mujer que ama a sus hijos y los educa en los valores de tu evangelio.
Y pienso en tantas otras mujeres, en situaciones que hablan de fe y fidelidad.
Tantas mujeres que sufren soledad y marginación.
Mujeres que encuentro muchas veces en mi camino.
Mujeres que se transforman en puertas de comunicación con Dios.
Te pido Señor:
alimenta mi fe, como lo hace contigo la mujer del evangelio,
para que yo pueda también amar y servir en tu nombre.

(Gabriel Roblero, sj)