Sígueme

Sígueme.
Deja atrás todo lo que te atrapa.
Suelta todas tus amarras y comienza a navegar en libertad.
Sígueme.
No te preocupes si me fallaste o si me fallarás.
Esa es la arcilla con la que haré milagros de amor.
Sígueme.
Deja tus redes, tus apegos, tus cadenas.
Quema los arados que te hacen mirar atrás.
Tenemos un camino muy bello por delante.
Un camino de entrega, de servicio, de alegría.
Confía en mí.
Tan solo, sígueme.
(Fermín Negre)