Placa en la puerta del partido

Si no vienes a dar, a dar el tiempo, el corazón, la vida no desesperes por entrar que en la entrada comienza tu salida. Si vienes a buscar el privilegio, la ocasión mullida, no desesperes por estar donde la flor más bella es una herida. Este lugar es un lugar propicio para el amor al sacrificio. Aquí tienes que ser el último en comer el último en dormir el último en tener y el primero en morir. (Indio Naiborí)