Semilla del Reino

¿Cómo se arriesgará a sembrar el campesino sin ver ya todo el trigal en el puño apretado lleno de semillas? ¿Cómo mirar la tierra con ojos de esperanza sin ver ya el bosque en las semillas aladas de roble llevadas por el viento? ¿Cómo soñará la joven pareja sin sentir ya en el embrión todas las risas y los juegos de los hijos? ¿Cómo entregarse por lo pequeño, sin ver con ojos nuevos la utopía del reino en el brote germinal que apenas rompe la cáscara del miedo? (Benjamín G. Buelta, sj)