¿Sí o no?

Si digo ‘voy’, y me quedo,
si canto paz, y golpeo,
si ofrezco pan y doy piedras,
si hablo de amor y lo niego,
si farfullo mil promesas
para las que nunca hay tiempo,
despiértame, Dios, pues duermo
y sin saberlo ando ciego.

Si digo, ‘no’, pero acepto,
si aunque proteste, me entrego,
si lo que rechazo hablando
lo contradicen los gestos,
si hay más verdad y evangelio
en mis obras que en mis versos,
alégrate, Dios, pues vivo
en tus brazos, aun sin verlo.

(José María R. Olaizola, sj)