A borbotones

Tengo sed.
de amor,
de vida,
de respuestas.
¿Quién la saciará?
Tengo sed
de verdad,
de justicia
y de evangelio,
¿en qué fuente
podré beber?
Tengo sed
de alegría,
de encuentro,
de humanidad,
¿dónde mana
ese agua?

«Yo soy»,
dices…

Tu palabra,
tu historia
y tu espíritu
son la respuesta.

(José María R. Olaizola, sj)