Que tanta Vida nos habite

No puedes mirar indiferente
este caos que me habita
Y, a su tiempo, lo vas ordenando.

Se hace la luz y empiezo a poder mirar
y nombrar aquello que me ocurre.
Pero no quieres que desaparezca la noche,
y me regalas la luna y las estrellas.

Y en el caos abres horizontes
siembras vida,
engendras.
Apuestas, siempre arriesgado,
por nosotros
la abundancia de tanta vida.

Haz germinar, como en el cosmos,
todo aquello que quieras en nosotros.
Aquí estamos, deseando que tanta Vida
nos habite.

(Matu Hardoy)