CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

domingo 15
de julio

15 del T.O. enviados a hacer el bien

Mc 6, 7-13

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Todo esto eres tú

Toca tus ojos. Porque los ojos tienen que abrirse para descubrir a nuestros hermanos.

Toca ahora tus orejas. Y ojalá que nunca estés sordo para escuchar a tus amigos.

Toca tu boca. Y acuérdate de que con las palabras podemos decir cosas bonitas a nuestros familiares, a nuestros profes, a mucha gente.

Toca tus manos. Las manos pueden acariciar, construir, saludar, lanzar besos.

Toca tus piernas. Que te sujetan al caminar, y te pueden llevar en dirección a todas las personas, para que no dejes a nadie fuera.

Todo eso eres tú. Y así, tocando también tu frente, tu corazón, y tus hombros, termina la oración… En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Ven, levántate (canción)

No dejes que la semilla se pierda,
no pares de soñar.
No creas porque tu mano esté herida
ya no puedes sembrar.
Es el tiempo de mirar los surcos no sembrados
no dejes que otro ocupe tu lugar.

Ven, levántate
y mira como Cristo necesita de ti.
Ven y alégrate
tienes tanto para dar y ser feliz.
Ven, levántate
y escucha como el cielo grita por ti
Ven y alégrate
tienes tanto para dar y ser feliz.

descargar ficha en PDF

Adaptación de Mc 6, 7-13

Los amigos de Jesús llevaban mucho tiempo con él. Aprendiendo de lo que les enseñaba. Un día Jesús llamó a los doce más cercanos, y les dijo: “Ahora os toca a vosotros hacer lo mismo que yo hago”. Entonces los mandó a distintos pueblos. Les dijo que fueran de dos en dos. Y que no se preocupasen de llevar mucho equipaje. “Os basta un bastón para el camino. Y poca ropa. Del resto ya os irán dando”. También les dijo que algunas personas les harían caso; y otras no. Pero que no se preocupasen por eso, porque no todo el mundo hace caso al evangelio. Ellos se fueron. Iban contando lo que Jesús les había enseñando, y se daban cuenta de que eran capaces de ayudar a las personas a expulsar el mal de sus vidas. Y sanaban a muchos que se encontraban enfermos.

música

Ven, levántate interpretado por Juan Ignacio Pacheco
«Levántate.»© Difusión libre cortesía de Juan Ignacio Pacheco

domingo 15
de julio

14 de Tiempo Ordinario

Ven, levántate interpretado por Juan Ignacio Pacheco
«Levántate.»© Difusión libre cortesía de Juan Ignacio Pacheco

Mc 6, 7-13

Los amigos de Jesús llevaban mucho tiempo con él. Aprendiendo de lo que les enseñaba. Un día Jesús llamó a los doce más cercanos, y les dijo: “Ahora os toca a vosotros hacer lo mismo que yo hago”. Entonces los mandó a distintos pueblos. Les dijo que fueran de dos en dos. Y que no se preocupasen de llevar mucho equipaje. “Os basta un bastón para el camino. Y poca ropa. Del resto ya os irán dando”. También les dijo que algunas personas les harían caso; y otras no. Pero que no se preocupasen por eso, porque no todo el mundo hace caso al evangelio. Ellos se fueron. Iban contando lo que Jesús les había enseñando, y se daban cuenta de que eran capaces de ayudar a las personas a expulsar el mal de sus vidas. Y sanaban a muchos que se encontraban enfermos.

texto de apoyo

Todo esto eres tú

Toca tus ojos. Porque los ojos tienen que abrirse para descubrir a nuestros hermanos.

Toca ahora tus orejas. Y ojalá que nunca estés sordo para escuchar a tus amigos.

Toca tu boca. Y acuérdate de que con las palabras podemos decir cosas bonitas a nuestros familiares, a nuestros profes, a mucha gente.

Toca tus manos. Las manos pueden acariciar, construir, saludar, lanzar besos.

Toca tus piernas. Que te sujetan al caminar, y te pueden llevar en dirección a todas las personas, para que no dejes a nadie fuera.

Todo eso eres tú. Y así, tocando también tu frente, tu corazón, y tus hombros, termina la oración… En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Ven, levántate (canción)

No dejes que la semilla se pierda,
no pares de soñar.
No creas porque tu mano esté herida
ya no puedes sembrar.
Es el tiempo de mirar los surcos no sembrados
no dejes que otro ocupe tu lugar.

Ven, levántate
y mira como Cristo necesita de ti.
Ven y alégrate
tienes tanto para dar y ser feliz.
Ven, levántate
y escucha como el cielo grita por ti
Ven y alégrate
tienes tanto para dar y ser feliz.

descargar oración