CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

domingo 4
de febrero

5 del T.O. cuidar de los demás

Mc 1, 29-39

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Todo esto es lo que puedo compartir

Alegría a los tristes,
pan a los hambrientos,
ropa a los desnudos.
tiempo a los que están solos,
ayudar en mi casa,
y defender a los más débiles.

descargar ficha en PDF

Adaptación de Mc 1, 29-39

Un día, Pedro invitó a Jesús y a sus amigos a comer a su casa. Pero con tan mala suerte que, cuando llegaron, la suegra de Pedro se había puesto enferma. Y ella era la que en la casa hacía todo. Vaya fastidio. El pobre Pedro, que era más bien un chapuzas para las cosas del hogar, estaba muy apurado, y además muy triste por su suegra. Pero Jesús, nada más llegar, la tomó de la mano y la curó. Fue una fiesta. Claro, todo el mundo se enteró, así que empezaron a llegar enfermos de todas partes para que les sanase. Y Jesús iba atendiendo a todos.
Luego, cuando ya estaban muy cansados, Jesús y sus amigos se fueron. Jesús se puso a rezar un rato, pues le gustaba hablar de las cosas del día con el Padre Dios. Pero casi no tuvo tiempo, porque sus amigos vinieron a decirle que todo el mundo le estaba buscando. Así que Jesús se puso otra vez manos a la obra y siguió recorriendo la región de Galilea, ayudando a quien se lo pedía.

música

Padre del cielo de Xaquín interpretado por Emilia Arija
«Pasárselo bien.»© Con la autorización de Xaquín

domingo 4
de febrero

4 de Tiempo Ordinario

Padre del cielo de Xaquín interpretado por Emilia Arija
«Pasárselo bien.»© Con la autorización de Xaquín

Mc 1, 29-39

Un día, Pedro invitó a Jesús y a sus amigos a comer a su casa. Pero con tan mala suerte que, cuando llegaron, la suegra de Pedro se había puesto enferma. Y ella era la que en la casa hacía todo. Vaya fastidio. El pobre Pedro, que era más bien un chapuzas para las cosas del hogar, estaba muy apurado, y además muy triste por su suegra. Pero Jesús, nada más llegar, la tomó de la mano y la curó. Fue una fiesta. Claro, todo el mundo se enteró, así que empezaron a llegar enfermos de todas partes para que les sanase. Y Jesús iba atendiendo a todos.
Luego, cuando ya estaban muy cansados, Jesús y sus amigos se fueron. Jesús se puso a rezar un rato, pues le gustaba hablar de las cosas del día con el Padre Dios. Pero casi no tuvo tiempo, porque sus amigos vinieron a decirle que todo el mundo le estaba buscando. Así que Jesús se puso otra vez manos a la obra y siguió recorriendo la región de Galilea, ayudando a quien se lo pedía.

texto de apoyo

Todo esto es lo que puedo compartir

Alegría a los tristes,
pan a los hambrientos,
ropa a los desnudos.
tiempo a los que están solos,
ayudar en mi casa,
y defender a los más débiles.

descargar oración