CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

domingo 23
de julio

16 del T.O. plantar y crecer

Mt 13, 24-33

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Nada es imposible para ti (canción)

Por qué tengo miedo si nada es imposible para ti.
Por qué tengo tristeza si nada es imposible para ti.
Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.

Por qué tengo dudas si nada es imposible para ti.
Enséñame a amar, porque nada es imposible para ti.
Enséñame a perdonar, porque nada es imposible para ti.
Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.

Tú te hiciste hombre porque nada es imposible para ti.
Tú venciste la muerte porque nada es imposible para ti.
Tú estás entre nosotros porque nada es imposible para ti.

Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.
Por qué tengo miedo si nada es imposible para ti.
Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.

Tierra y semilla buena quiero ser

Ser tierra buena, eso quiero ser.
Para que plantes en mí cosas buenas, Señor.
Tierra de buenos y generosos frutos.
Tierra donde plantar cariño y comprensión.
Y así recoger amistad y alegría de verdad.

Ser semilla buena, eso quiero ser.
Para llenar la vida de color,
consolar al que está triste,
poner luz en la oscuridad de los problemas
y dibujar una sonrisa en las caras tristes.

Ser tierra buena, eso quiero ser.

descargar ficha en PDF

Adaptación de Mt 13, 24-33

A Jesús le gustaba mucho hablar con imágenes del campo, porque era lo que los campesinos mejor conocían. Por eso, un día, para explicarles cómo son las cosas de Dios, les contó tres historias.
La primera es esta: El reino de los cielos es como un hombre que sembró semillas muy buenas en su campo. Pero, para fastidiarlo, un vecino vino de noche y sembró semillas malas. Cuando crecieron, las semillas buenas dieron trigo, y las semillas malas, cizaña. La cizaña es una planta que, aunque se parece al trigo, no alimenta nada. Entonces, los criados del señor le dijeron: “¿Quieres que arranquemos la cizaña?” Pero él les dijo: “Mejor dejadla, porque ahora, al arrancarla, podéis hacer daño al trigo. Que crezcan juntas, y ya cuando hayan crecido quemaremos la cizaña y recogeremos el trigo”.
También les puso otra imagen: El reino de los cielos es como un grano de mostaza. Cuando se siembra es muy pequeño, mucho más pequeño que un guisante, casi como una miguita de pan. Pero luego, cuando crece se convierte en un arbusto alto, y los pájaros pueden posarse entre sus brazos.
Y esta fue la tercera imagen: El reino de los cielos es como la levadura en el pan. Es muy poquita, pero mezclada con la harina hace que todo se haga más grande.
Con esas tres escenas les quería decir que nosotros somos así, que a veces tenemos cosas buenas como el trigo, y cosas malas, como la cizaña, pero tenemos que saber distinguir lo bueno de lo malo. Que somos pequeñitos como la mostaza, pero podemos llegar a ser grandes.
Y que, si actuamos como Jesús, somos como la levadura que ayuda a que todo lo demás crezca.

música

Nada es imposible para ti interpretado por Hermana Glenda
«A solas con Dios.»

domingo 23
de julio

16 de Tiempo Ordinario

Nada es imposible para ti interpretado por Hermana Glenda
«A solas con Dios.»

Mt 13, 24-33

A Jesús le gustaba mucho hablar con imágenes del campo, porque era lo que los campesinos mejor conocían. Por eso, un día, para explicarles cómo son las cosas de Dios, les contó tres historias.
La primera es esta: El reino de los cielos es como un hombre que sembró semillas muy buenas en su campo. Pero, para fastidiarlo, un vecino vino de noche y sembró semillas malas. Cuando crecieron, las semillas buenas dieron trigo, y las semillas malas, cizaña. La cizaña es una planta que, aunque se parece al trigo, no alimenta nada. Entonces, los criados del señor le dijeron: “¿Quieres que arranquemos la cizaña?” Pero él les dijo: “Mejor dejadla, porque ahora, al arrancarla, podéis hacer daño al trigo. Que crezcan juntas, y ya cuando hayan crecido quemaremos la cizaña y recogeremos el trigo”.
También les puso otra imagen: El reino de los cielos es como un grano de mostaza. Cuando se siembra es muy pequeño, mucho más pequeño que un guisante, casi como una miguita de pan. Pero luego, cuando crece se convierte en un arbusto alto, y los pájaros pueden posarse entre sus brazos.
Y esta fue la tercera imagen: El reino de los cielos es como la levadura en el pan. Es muy poquita, pero mezclada con la harina hace que todo se haga más grande.
Con esas tres escenas les quería decir que nosotros somos así, que a veces tenemos cosas buenas como el trigo, y cosas malas, como la cizaña, pero tenemos que saber distinguir lo bueno de lo malo. Que somos pequeñitos como la mostaza, pero podemos llegar a ser grandes.
Y que, si actuamos como Jesús, somos como la levadura que ayuda a que todo lo demás crezca.

texto de apoyo

Nada es imposible para ti (canción)

Por qué tengo miedo si nada es imposible para ti.
Por qué tengo tristeza si nada es imposible para ti.
Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.

Por qué tengo dudas si nada es imposible para ti.
Enséñame a amar, porque nada es imposible para ti.
Enséñame a perdonar, porque nada es imposible para ti.
Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.

Tú te hiciste hombre porque nada es imposible para ti.
Tú venciste la muerte porque nada es imposible para ti.
Tú estás entre nosotros porque nada es imposible para ti.

Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.
Por qué tengo miedo si nada es imposible para ti.
Nada es imposible para ti, nada es imposible para ti.

Tierra y semilla buena quiero ser

Ser tierra buena, eso quiero ser.
Para que plantes en mí cosas buenas, Señor.
Tierra de buenos y generosos frutos.
Tierra donde plantar cariño y comprensión.
Y así recoger amistad y alegría de verdad.

Ser semilla buena, eso quiero ser.
Para llenar la vida de color,
consolar al que está triste,
poner luz en la oscuridad de los problemas
y dibujar una sonrisa en las caras tristes.

Ser tierra buena, eso quiero ser.

descargar oración