CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

domingo 16
de abril

Domingo de Resurrección

Jn 20, 1-9

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Aleluya pascual (canción)

Aleluya, aleluya...

Si sientes que Cristo en ti vivo está,
grita fuerte en tu alma ¡Aleluya!

Si piensas que el mundo aún puede cambiar,
grita fuerte en tu alma ¡Aleluya!

descargar ficha en PDF

Adaptación de Jn 20, 1-9

María Magdalena estaba muy triste porque Jesús había muerto. Fue por la mañana a visitar su tumba, como hace la gente cuando va a llevar flores. A Jesús lo habían enterrado en una cueva, con una gran piedra tapando la entrada. Pero cuando María llegó, se encontró con que la piedra estaba movida, y se dio cuenta de que dentro no estaba el cuerpo. Se asustó mucho y echó a correr para ir a donde estaban Pedro y Juan, los otros amigos de Jesús. Y les contó lo que pensaba: “Oye, que alguien ha robado el cuerpo de Jesús”. Ellos se levantaron a toda prisa y fueron corriendo. Juan iba más rápido. Pedro iba más lento y casi perdía la respiración. Al llegar, fue Pedro el primero que entró en la cueva. Allí vio que las telas con las que habían envuelto a Jesús estaban en el suelo, y el sudario –que es un paño con el que le habían cubierto la cabeza– estaba doblado sobre una piedra. Juan y Pedro se miraron, con los ojos brillantes de alegría, pues se habían dado cuenta de que nadie había robado el cuerpo de Jesús. Por fin acababan de entender que Él tenía que resucitar de entre los muertos. Y, al descubrir que estaba vivo, después de esos días de lágrimas y tristeza, se empezaron a reír como niños.

música

Aleluya pascual interpretado por Nico Montero
«Lo nuevo ha comenzado.»© Autorización de Nico Montero

domingo 16
de abril

1 de Pascua

Aleluya pascual interpretado por Nico Montero
«Lo nuevo ha comenzado.»© Autorización de Nico Montero

Jn 20, 1-9

María Magdalena estaba muy triste porque Jesús había muerto. Fue por la mañana a visitar su tumba, como hace la gente cuando va a llevar flores. A Jesús lo habían enterrado en una cueva, con una gran piedra tapando la entrada. Pero cuando María llegó, se encontró con que la piedra estaba movida, y se dio cuenta de que dentro no estaba el cuerpo. Se asustó mucho y echó a correr para ir a donde estaban Pedro y Juan, los otros amigos de Jesús. Y les contó lo que pensaba: “Oye, que alguien ha robado el cuerpo de Jesús”. Ellos se levantaron a toda prisa y fueron corriendo. Juan iba más rápido. Pedro iba más lento y casi perdía la respiración. Al llegar, fue Pedro el primero que entró en la cueva. Allí vio que las telas con las que habían envuelto a Jesús estaban en el suelo, y el sudario –que es un paño con el que le habían cubierto la cabeza– estaba doblado sobre una piedra. Juan y Pedro se miraron, con los ojos brillantes de alegría, pues se habían dado cuenta de que nadie había robado el cuerpo de Jesús. Por fin acababan de entender que Él tenía que resucitar de entre los muertos. Y, al descubrir que estaba vivo, después de esos días de lágrimas y tristeza, se empezaron a reír como niños.

texto de apoyo

Aleluya pascual (canción)

Aleluya, aleluya...

Si sientes que Cristo en ti vivo está,
grita fuerte en tu alma ¡Aleluya!

Si piensas que el mundo aún puede cambiar,
grita fuerte en tu alma ¡Aleluya!

descargar oración