CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

domingo 5
de marzo

1Cuaresma: contigo en el desierto

Mt 4, 1-11

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Señor, aquí estoy (canción)

Señor, aquí estoy,
preparada para darme un nuevo corazón
con latidos de tu amor.
Dame agua verdadera que calme mi sed,
quiero escuchar tu voz y sentir que estás en mí.

Desprenderme de todo lo que no quiero ser,
sentirme a tu lado cuando ya no pueda más,
tender mi mano junto a la tuya y formar
un puente de amor que nada pueda romper.

Señor, aquí estoy,
preparada para hacer de mi sencillo hogar
tu nueva casa donde estar.
Dame fe firme y entera para caminar,
que mueva las montañas, que mi tierra tenga sal.

descargar ficha en PDF

Adaptación de Mt 4, 1-11

Jesús se marchó un tiempo al desierto. Allí estaba lejos de la gente, porque necesitaba pensar bien qué iba a hacer. Pasó cuarenta días rezando. Y entonces el diablo le puso tres pruebas.
Primero le colocó unas piedras delante. El diablo sabía que Jesús tenía hambre, porque llevaba semanas ayunando. Y le dijo: “Anda, si eres tan poderoso, ¿por qué no haces que se conviertan en pan? Y así puedes acabar con el hambre”. Pero Jesús le contestó: “No sólo de pan vive el hombre, sino de las palabras que salen de la boca de Dios”.
Después el diablo le llevó al edificio más alto de Jerusalén. Y le dijo: “Tírate desde aquí y haz que te salven los ángeles”. Pero Jesús le contestó: “Anda, no me intentes engañar”. Porque sabía que si empezaba a hacer ese tipo de cosas, la gente le seguiría por miedo o por poder, pero no por fe en el Dios del amor.
Al final, el diablo le llevó al monte más alto de la región, le enseñó todo lo que se veía y le dijo: “Te haré el dueño de todo, si te arrodillas y me adoras”. Y Jesús le contestó: “Está escrito que solo hay que adorar a Dios”.
El diablo se marchó, fastidiado porque no había conseguido hacer que Jesús cayese en sus tentaciones.

música

Señor, aquí estoy interpretado por Assisi
«Misa Joven 3. En Familia.»© Autorización de Assisi

domingo 5
de marzo

1 de Cuaresma

Señor, aquí estoy interpretado por Assisi
«Misa Joven 3. En Familia.»© Autorización de Assisi

Mt 4, 1-11

Jesús se marchó un tiempo al desierto. Allí estaba lejos de la gente, porque necesitaba pensar bien qué iba a hacer. Pasó cuarenta días rezando. Y entonces el diablo le puso tres pruebas.
Primero le colocó unas piedras delante. El diablo sabía que Jesús tenía hambre, porque llevaba semanas ayunando. Y le dijo: “Anda, si eres tan poderoso, ¿por qué no haces que se conviertan en pan? Y así puedes acabar con el hambre”. Pero Jesús le contestó: “No sólo de pan vive el hombre, sino de las palabras que salen de la boca de Dios”.
Después el diablo le llevó al edificio más alto de Jerusalén. Y le dijo: “Tírate desde aquí y haz que te salven los ángeles”. Pero Jesús le contestó: “Anda, no me intentes engañar”. Porque sabía que si empezaba a hacer ese tipo de cosas, la gente le seguiría por miedo o por poder, pero no por fe en el Dios del amor.
Al final, el diablo le llevó al monte más alto de la región, le enseñó todo lo que se veía y le dijo: “Te haré el dueño de todo, si te arrodillas y me adoras”. Y Jesús le contestó: “Está escrito que solo hay que adorar a Dios”.
El diablo se marchó, fastidiado porque no había conseguido hacer que Jesús cayese en sus tentaciones.

texto de apoyo

Señor, aquí estoy (canción)

Señor, aquí estoy,
preparada para darme un nuevo corazón
con latidos de tu amor.
Dame agua verdadera que calme mi sed,
quiero escuchar tu voz y sentir que estás en mí.

Desprenderme de todo lo que no quiero ser,
sentirme a tu lado cuando ya no pueda más,
tender mi mano junto a la tuya y formar
un puente de amor que nada pueda romper.

Señor, aquí estoy,
preparada para hacer de mi sencillo hogar
tu nueva casa donde estar.
Dame fe firme y entera para caminar,
que mueva las montañas, que mi tierra tenga sal.

descargar oración