CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

final del día

final del día

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Final del día

Con esta oración, ofrecemos material para poder hacer un examen del día al modo ignaciano. Para ello se invita a los niños a comenzar con un poco de relajación, poniéndose en presencia
de Dios, y después se va haciendo un recorrido con varios pasos:

Primero: hacerse consciente del propio cuerpo y sus posibilidades, desde la acción
de gracias. Los sentidos y cómo me abren al mundo.
Segundo: recordar a las personas que han sido importantes en el día
Tercero: pedir perdón por aquello que haya podido ser regular durante la jornada
Cuarto: pedirle a Jesús por lo que me preocupe hoy.

Es una oración pensada para hacer con frecuencia. Aunque hay espacios de silencio
intercalados con el texto, cabe la posibilidad, si se hace acompañando o guiando a niños
pequeños, de ir deteniendo la oración, algún día, e ir enseñándoles un poquito más despacio a
dar esos pasos (de la gratitud, el perdón o presentarle a Dios lo importante de cada día).

Al final se les invita a repetir una plegari plegari plegaria que, si uno hace este examen con frecuencia, puede
convertirse en una oración que nos acompañe siempre.

Yo siempre estoy contigo
Tú siempre estás conmigo
Y juntos podremos recorrer todos los caminos

descargar ficha en PDF

música

Padre Nuestro interpretado por Corito Chichigua
«Somos una familia.»© Difusión libre cortesía de Corito Chichihua

final del día

Padre Nuestro interpretado por Corito Chichigua
«Somos una familia.»© Difusión libre cortesía de Corito Chichihua

texto de apoyo

Final del día

Con esta oración, ofrecemos material para poder hacer un examen del día al modo ignaciano. Para ello se invita a los niños a comenzar con un poco de relajación, poniéndose en presencia
de Dios, y después se va haciendo un recorrido con varios pasos:

Primero: hacerse consciente del propio cuerpo y sus posibilidades, desde la acción
de gracias. Los sentidos y cómo me abren al mundo.
Segundo: recordar a las personas que han sido importantes en el día
Tercero: pedir perdón por aquello que haya podido ser regular durante la jornada
Cuarto: pedirle a Jesús por lo que me preocupe hoy.

Es una oración pensada para hacer con frecuencia. Aunque hay espacios de silencio
intercalados con el texto, cabe la posibilidad, si se hace acompañando o guiando a niños
pequeños, de ir deteniendo la oración, algún día, e ir enseñándoles un poquito más despacio a
dar esos pasos (de la gratitud, el perdón o presentarle a Dios lo importante de cada día).

Al final se les invita a repetir una plegari plegari plegaria que, si uno hace este examen con frecuencia, puede
convertirse en una oración que nos acompañe siempre.

Yo siempre estoy contigo
Tú siempre estás conmigo
Y juntos podremos recorrer todos los caminos

descargar oración