CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

mira de nuevo

mira de nuevo

Salmo 26

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Adaptado de los ejercicios de San Ignacio

San Ignacio cuenta que un día Dios estaba mirando el mundo. Y se dio cuenta de la diversidad de las personas, de que a simple vista todo era bonito, y parecía tranquilo. Pero que si mirabas de nuevo, con más intensidad, te dabas cuenta de que hay cosas buenas, y cosas malas. De que hay gente que se ríe, muy alegre y afortunada; pero que también hay gente que llora porque no ha tenido suerte. Que hay gente muy generosa; pero también otra gente muy egoísta, que hace daño a otros. Cuando vio todo esto, Dios dijo: “Tengo que hacer algo”. Y lo que hizo fue venir a estar con nosotros. Se llamó Jesús y encendió una luz para que todos pudiéramos ver mejor el mundo…».

Vivir y mirar (oración)

Vivir y mirar
Con los ojos atentos
Con el corazón despierto
Con las manos abiertas
Para ver, como tú.

descargar ficha en PDF

Adaptación de Salmo 26

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién yo temeré?
El señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?
Una cosa pido al Señor:
habitar por siempre en su casa,
gozar del cariño del Señor
viviendo junto a Él.
Me protegerá en su casa
el día que yo esté en peligro.
Me pondrá en sitio bien seguro
cantaré y tocaré para Él.
Oigo yo en mi corazón:
buscad y buscad mi rostro.
Tu rostro buscaré, Señor,
no me escondas, por favor, tu rostro.

música

El Señor es mi luz. Salmo 26 interpretado por Fabiola
«Fiesta es tu palabra.»© Propiedad de Emaús

mira de nuevo

El Señor es mi luz. Salmo 26 interpretado por Fabiola
«Fiesta es tu palabra.»© Propiedad de Emaús

Salmo 26

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién yo temeré?
El señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?
Una cosa pido al Señor:
habitar por siempre en su casa,
gozar del cariño del Señor
viviendo junto a Él.
Me protegerá en su casa
el día que yo esté en peligro.
Me pondrá en sitio bien seguro
cantaré y tocaré para Él.
Oigo yo en mi corazón:
buscad y buscad mi rostro.
Tu rostro buscaré, Señor,
no me escondas, por favor, tu rostro.

texto de apoyo

Adaptado de los ejercicios de San Ignacio

San Ignacio cuenta que un día Dios estaba mirando el mundo. Y se dio cuenta de la diversidad de las personas, de que a simple vista todo era bonito, y parecía tranquilo. Pero que si mirabas de nuevo, con más intensidad, te dabas cuenta de que hay cosas buenas, y cosas malas. De que hay gente que se ríe, muy alegre y afortunada; pero que también hay gente que llora porque no ha tenido suerte. Que hay gente muy generosa; pero también otra gente muy egoísta, que hace daño a otros. Cuando vio todo esto, Dios dijo: “Tengo que hacer algo”. Y lo que hizo fue venir a estar con nosotros. Se llamó Jesús y encendió una luz para que todos pudiéramos ver mejor el mundo…».

Vivir y mirar (oración)

Vivir y mirar
Con los ojos atentos
Con el corazón despierto
Con las manos abiertas
Para ver, como tú.

descargar oración