CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

oración por los padres

oración por los padres

Lc 2, 41-52

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Son mis padres (oración)

Cuando enfermo, ellos me atienden,
Cuando me canso, me llevan en brazos.
Cuando tengo frío, me arropan.
Y si tengo hambre, se preocupan de que coma.
Cuando me disgusto, me secan las lágrimas,
y si me equivoco, me enseñan.
Si me pierdo, me encuentran.
Si me enfado, me arrancan una sonrisa.
Son mis padres, que cuidan de mí.

descargar ficha en PDF

Adaptación de Lc 2, 41-52


Jesús crecía y se fortalecía, y se iba haciendo más sabio. Dios lo cuidaba. Cuando llegaba la fiesta de Pascua sus padres iban cada año a Jerusalén. Cuando Jesús cumplió doce años, lo llevaron por primera vez con ellos. Pero a la vuelta, sin que sus padres lo supieran, Jesús se quedó en la ciudad. Cuando se dieron cuenta volvieron a buscarlo.

Estaba en el templo, entre los hombres más sabios. Y estos le escuchaban, muy sorprendidos porque hablaba con inteligencia. Su madre, entonces, le dijo: «Jesús, hijo, nos has dado un susto de muerte. Te hemos estado buscando como locos». Y Jesús les contestó: «Pero no teníais que haberme buscado. El templo es la casa de mi Padre».

Después volvieron todos a su casa, en Nazaret. Y allí Jesús vivió bajo la autoridad de sus padres. María guardaba todo en su corazón, y Jesús se iba haciendo más sabio, más alto y más bueno.

música

Hola, Dios estoy aquí interpretado por Brotes de Oivo
«Dame vida. »© Difusión libre cortesía de Brotes de Olivo

oración por los padres

Hola, Dios estoy aquí interpretado por Brotes de Oivo
«Dame vida. »© Difusión libre cortesía de Brotes de Olivo

Lc 2, 41-52


Jesús crecía y se fortalecía, y se iba haciendo más sabio. Dios lo cuidaba. Cuando llegaba la fiesta de Pascua sus padres iban cada año a Jerusalén. Cuando Jesús cumplió doce años, lo llevaron por primera vez con ellos. Pero a la vuelta, sin que sus padres lo supieran, Jesús se quedó en la ciudad. Cuando se dieron cuenta volvieron a buscarlo.

Estaba en el templo, entre los hombres más sabios. Y estos le escuchaban, muy sorprendidos porque hablaba con inteligencia. Su madre, entonces, le dijo: «Jesús, hijo, nos has dado un susto de muerte. Te hemos estado buscando como locos». Y Jesús les contestó: «Pero no teníais que haberme buscado. El templo es la casa de mi Padre».

Después volvieron todos a su casa, en Nazaret. Y allí Jesús vivió bajo la autoridad de sus padres. María guardaba todo en su corazón, y Jesús se iba haciendo más sabio, más alto y más bueno.

texto de apoyo

Son mis padres (oración)

Cuando enfermo, ellos me atienden,
Cuando me canso, me llevan en brazos.
Cuando tengo frío, me arropan.
Y si tengo hambre, se preocupan de que coma.
Cuando me disgusto, me secan las lágrimas,
y si me equivoco, me enseñan.
Si me pierdo, me encuentran.
Si me enfado, me arrancan una sonrisa.
Son mis padres, que cuidan de mí.

descargar oración