CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

oración para pedir fe

Mc 9, 9-24

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Jesús, el Cristo

En el corazón del mundo,
en su entraña,
en su primer y último aliento
late un Amor infinito.
Habita en su memoria
y en su esperanza,
enciende cada anhelo.
Es pasión y paciencia,
tesón y riqueza,
camino y encuentro,
inicio y llegada,
es hombre y es Dios.
Es respuesta a tantas preguntas,
y misterio impenetrable.
Es la tierra
en que podemos plantar
nuestra raíz
para que cada vida
sea fecunda.

Mc 9, 9-24

Le llevaron a un muchacho poseído de un espíritu y, en cuanto el espíritu lo vio, sacudió con violencia al muchacho, que cayó a tierra y se revolcaba echando espumarajos. Jesús preguntó al padre: “¿Desde cuándo le sucede esto?” El padre contestó: “Desde niño. Y muchas veces incluso lo tira al agua o al fuego para acabar con él. Por eso, si puedes hacer algo, compadécete de nosotros y ayúdanos”.
Jesús le respondió: “¿Qué si puedo? Todo es posible para quien cree.” Inmediatamente el padre del muchacho exclamó: “Creo; pero socorre mi falta de fe”.

Lc 11, 1

Una vez Jesús estaba en un lugar orando. Cuando terminó, uno de los discípulos le pidió: “Señor, enséñanos a orar como Juan enseñó a sus discípulos”.

Sab 7, 7-11

Supliqué y se me concedió la prudencia, invoqué y vino a mí el espíritu de sabiduría. La preferí a cetros y tronos, y en comparación con ella tuve en nada la riqueza. No la equiparé a la piedra más preciosa, porque todo el oro a su lado es un poco de arena, y junto a ella, la plata vale lo que el barro La quise más que a la salud y la belleza y me propuse tenerla por luz, porque su resplandor no tiene ocaso. Con ella me vinieron todos los bienes juntos, en sus manos había riquezas incontables.

música

Mc 9, 9-24

Le llevaron a un muchacho poseído de un espíritu y, en cuanto el espíritu lo vio, sacudió con violencia al muchacho, que cayó a tierra y se revolcaba echando espumarajos. Jesús preguntó al padre: “¿Desde cuándo le sucede esto?” El padre contestó: “Desde niño. Y muchas veces incluso lo tira al agua o al fuego para acabar con él. Por eso, si puedes hacer algo, compadécete de nosotros y ayúdanos”.
Jesús le respondió: “¿Qué si puedo? Todo es posible para quien cree.” Inmediatamente el padre del muchacho exclamó: “Creo; pero socorre mi falta de fe”.

Lc 11, 1

Una vez Jesús estaba en un lugar orando. Cuando terminó, uno de los discípulos le pidió: “Señor, enséñanos a orar como Juan enseñó a sus discípulos”.

Sab 7, 7-11

Supliqué y se me concedió la prudencia, invoqué y vino a mí el espíritu de sabiduría. La preferí a cetros y tronos, y en comparación con ella tuve en nada la riqueza. No la equiparé a la piedra más preciosa, porque todo el oro a su lado es un poco de arena, y junto a ella, la plata vale lo que el barro La quise más que a la salud y la belleza y me propuse tenerla por luz, porque su resplandor no tiene ocaso. Con ella me vinieron todos los bienes juntos, en sus manos había riquezas incontables.

texto de apoyo

Jesús, el Cristo

En el corazón del mundo,
en su entraña,
en su primer y último aliento
late un Amor infinito.
Habita en su memoria
y en su esperanza,
enciende cada anhelo.
Es pasión y paciencia,
tesón y riqueza,
camino y encuentro,
inicio y llegada,
es hombre y es Dios.
Es respuesta a tantas preguntas,
y misterio impenetrable.
Es la tierra
en que podemos plantar
nuestra raíz
para que cada vida
sea fecunda.

descargar oración