CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

junio
22
viernes

viernes de la 11 del Tiempo Ordinario

Mt 6, 19-23

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Abre los ojos, ya

Jesús me habla hoy, y me dice: No atesores tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde acumular solo te va a servir para tener miedo a perder, donde los ladrones abren boquetes y los roban, y tú sufres encerrándote en una jaula de oro para protegerlos. Tú atesora tesoros en el cielo, que es el aire libre, y es la intemperie de los caminos, en el corazón de los amigos, y en el corazón del mismo Padre Dios. Porque allí no hay polilla ni ladrones, no hay ambición ni miedo. Y donde está tu tesoro, allí estará tu corazón. Tú mira con ojos limpios, porque tu ojo es la medida de la vida. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz. Si tu ojo está enfermo, y no aprendes a mirar en lo profundo, serás ciego, aun sin saberlo. Abre los ojos, ya.

(Rezandovoy, adaptación de Mt 6, 19-23)

Mt 6, 19-23

Jesús habló así a sus discípulos: “No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban. Atesorad tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los coman, ni ladrones que abran boquetes y roben. Porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón.
La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!”

música

Solo basta Dios interpretado por Colegio Mayor Kentenich
«Tierra nueva de la Trinidad»© Difusión libre cortesía de Colegio Mayor José Kentenich

Thank You interpretado por David Modica
«Timeless»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

junio
22
viernes

Viernes de la 11 de Tiempo Ordinario

Solo basta Dios interpretado por Colegio Mayor Kentenich
«Tierra nueva de la Trinidad»© Difusión libre cortesía de Colegio Mayor José Kentenich

Thank You interpretado por David Modica
«Timeless»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

Mt 6, 19-23

Jesús habló así a sus discípulos: “No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban. Atesorad tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los coman, ni ladrones que abran boquetes y roben. Porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón.
La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!”

texto de apoyo

Abre los ojos, ya

Jesús me habla hoy, y me dice: No atesores tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde acumular solo te va a servir para tener miedo a perder, donde los ladrones abren boquetes y los roban, y tú sufres encerrándote en una jaula de oro para protegerlos. Tú atesora tesoros en el cielo, que es el aire libre, y es la intemperie de los caminos, en el corazón de los amigos, y en el corazón del mismo Padre Dios. Porque allí no hay polilla ni ladrones, no hay ambición ni miedo. Y donde está tu tesoro, allí estará tu corazón. Tú mira con ojos limpios, porque tu ojo es la medida de la vida. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz. Si tu ojo está enfermo, y no aprendes a mirar en lo profundo, serás ciego, aun sin saberlo. Abre los ojos, ya.

(Rezandovoy, adaptación de Mt 6, 19-23)

descargar oración