CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

junio
12
martes

martes de la 10 del Tiempo Ordinario

Mt 5, 13-16

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Coloquio de la sal y la luz

Señor Jesús, tú me dices que yo soy sal,
que soy sal para el mundo,
que con mi vida puedo dar sabor a otros que necesitan de tu presencia.
Dime Señor a quiénes puedo ayudar,
a quiénes puedo llevar tu palabra de esperanza.
Ayúdame a reconocer quiénes necesitan tu consuelo,
quiénes necesitan tu mirada de cariño,
tu abrazo de ánimo.

Gracias Señor por confiar en mí,
por darme esta misión de ser testigo de tu Evangelio.

Te pido Señor, que nunca pierda mi sabor.

Señor Jesús, tú también me dices que yo soy luz del mundo.
Quiero que Tú ilumines mi vida,
y que yo pueda ser reflejo de tu amor.

Hay muchas personas que necesitan la luz de tu esperanza.
Te pido la gracia para que yo la pueda compartir pese a toda adversidad,
que yo nunca tenga miedo de ser tu luz en medio de la oscuridad.

Sólo te pido Señor, que cuando otros me vean brillar,
puedan descubrir que mi luz es solo un reflejo de la vida que tú me das.

(Gabriel Roblero, sj)

Mt 5, 13-16

Jesús dijo a sus discípulos: “Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una vela para meterla debajo de un celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo”.

música

Como sal y luz interpretado por Ixcís
«En espíritu y verdad»© Difusión libre cortesía de Ixcís

Compasión interpretado por Andrés Tejero
«Judea»© Autorización de San Pablo Multimedia

junio
12
martes

Martes de la 10 de Tiempo Ordinario

Como sal y luz interpretado por Ixcís
«En espíritu y verdad»© Difusión libre cortesía de Ixcís

Compasión interpretado por Andrés Tejero
«Judea»© Autorización de San Pablo Multimedia

Mt 5, 13-16

Jesús dijo a sus discípulos: “Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una vela para meterla debajo de un celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo”.

texto de apoyo

Coloquio de la sal y la luz

Señor Jesús, tú me dices que yo soy sal,
que soy sal para el mundo,
que con mi vida puedo dar sabor a otros que necesitan de tu presencia.
Dime Señor a quiénes puedo ayudar,
a quiénes puedo llevar tu palabra de esperanza.
Ayúdame a reconocer quiénes necesitan tu consuelo,
quiénes necesitan tu mirada de cariño,
tu abrazo de ánimo.

Gracias Señor por confiar en mí,
por darme esta misión de ser testigo de tu Evangelio.

Te pido Señor, que nunca pierda mi sabor.

Señor Jesús, tú también me dices que yo soy luz del mundo.
Quiero que Tú ilumines mi vida,
y que yo pueda ser reflejo de tu amor.

Hay muchas personas que necesitan la luz de tu esperanza.
Te pido la gracia para que yo la pueda compartir pese a toda adversidad,
que yo nunca tenga miedo de ser tu luz en medio de la oscuridad.

Sólo te pido Señor, que cuando otros me vean brillar,
puedan descubrir que mi luz es solo un reflejo de la vida que tú me das.

(Gabriel Roblero, sj)

descargar oración