CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

mayo
22
martes

martes de la 7 del Tiempo Ordinario

Mc 9, 30-37

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Otra vida por vivir

Otra vida por vivir llama a mi puerta a diario.
Insiste, aunque silenciosa, tratando de abrirse paso.
No se la ve en las pantallas, no se vende por dinero.
Del poder siempre sospecha, no le gusta aparentar.

Le gusta ir andando a los sitios, y pasar desapercibida.
Defiende costumbres perdidas, como el mirar y escuchar.
Nada sabe ni quiere de mentiras ni acusaciones.
Y cuida de que la última palabra siempre sea la del otro.

Se empeña en los más olvidados, a nadie da por perdido.
Ni siquiera al enemigo consiente cerrarle la puerta.
De todos espera, su paciencia es testigo, el mañana de Dios.
Sabe que solo el sufrimiento logra dar la vuelta a un corazón.

¿Dónde encontrar esta vida? ¿Dónde poner sus cimientos?
En la entrega, en el servicio, la ayuda y la abnegación.
Allí donde todo se deja, allí donde nada nos falta
y la muerte, descenso a la nada, nos lleva hasta el todo de Dios.

(Seve Lázaro SJ)

Mc 9, 30-37

Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará”. Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutíais por el camino?” Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: “El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”.

música

Como un niño interpretado por Colegio Mayor Kentenich
«Como un niño»© Difusión libre cortesía de Colegio Mayor José Kentenich

Servidor interpretado por Andrés Tejero
«Judea»© Autorización de San Pablo Multimedia

mayo
22
martes

Martes de la 7 de Tiempo Ordinario

Como un niño interpretado por Colegio Mayor Kentenich
«Como un niño»© Difusión libre cortesía de Colegio Mayor José Kentenich

Servidor interpretado por Andrés Tejero
«Judea»© Autorización de San Pablo Multimedia

Mc 9, 30-37

Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará”. Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutíais por el camino?” Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: “El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”.

texto de apoyo

Otra vida por vivir

Otra vida por vivir llama a mi puerta a diario.
Insiste, aunque silenciosa, tratando de abrirse paso.
No se la ve en las pantallas, no se vende por dinero.
Del poder siempre sospecha, no le gusta aparentar.

Le gusta ir andando a los sitios, y pasar desapercibida.
Defiende costumbres perdidas, como el mirar y escuchar.
Nada sabe ni quiere de mentiras ni acusaciones.
Y cuida de que la última palabra siempre sea la del otro.

Se empeña en los más olvidados, a nadie da por perdido.
Ni siquiera al enemigo consiente cerrarle la puerta.
De todos espera, su paciencia es testigo, el mañana de Dios.
Sabe que solo el sufrimiento logra dar la vuelta a un corazón.

¿Dónde encontrar esta vida? ¿Dónde poner sus cimientos?
En la entrega, en el servicio, la ayuda y la abnegación.
Allí donde todo se deja, allí donde nada nos falta
y la muerte, descenso a la nada, nos lleva hasta el todo de Dios.

(Seve Lázaro SJ)

descargar oración