CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

febrero
19
lunes

lunes de la 1 de Cuaresma

Mt 25, 31-46

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Prudencia (fragmentos)

Todos nos hablan de prudencia, Señor;
pero de una prudencia que no es tuya. […]
Jesucristo, te damos gracias porque tú no fuiste prudente, ni diplomático;
porque no callaste para escapar de la cruz,
porque fustigaste a los poderosos sabiendo que te jugabas la vida.
[…]
No nos dejes ser tan prudentes que queramos contentar a todos.
‘Tu palabra’ es hiriente como espada de dos filos.
No queremos una prudencia que nos lleve a la omisión,
y nos haga imposible la cárcel.
La terrible prudencia de acallar los gritos de los hambrientos y los oprimidos.
Danos sinceridad, para no llamar prudencia a la cobardía, al conformismo, a la comodidad.
[…]
Que cuando sintamos la tentación de la prudencia,
recordemos que Tú «has escogido la debilidad del mundo
para derrotar a los fuertes;
y a los estúpidos para confundir a los sabios».

(Lluis Espinal, sj)

Mt 25, 31-46

Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme’. Entonces los justos le contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?’ Y el rey les dirá: ‘Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis’.
Y entonces dirá a los de su izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis’. Entonces también éstos contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?’ Y él replicará: ‘Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de estos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo’. Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”.

música

Como un amigo a otro amigo de David Pantaleon interpretado por Cristóbal Fones
«Ite inflamate omnia»© Autorización de Compañía de Jesús Chile

Forbidden interpretado por Rob Costlow
«Reconstruction»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

febrero
19
lunes

Lunes de la 1 de Cuaresma

Como un amigo a otro amigo de David Pantaleon interpretado por Cristóbal Fones
«Ite inflamate omnia»© Autorización de Compañía de Jesús Chile

Forbidden interpretado por Rob Costlow
«Reconstruction»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

Mt 25, 31-46

Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme’. Entonces los justos le contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?’ Y el rey les dirá: ‘Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis’.
Y entonces dirá a los de su izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis’. Entonces también éstos contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?’ Y él replicará: ‘Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de estos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo’. Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”.

texto de apoyo

Prudencia (fragmentos)

Todos nos hablan de prudencia, Señor;
pero de una prudencia que no es tuya. […]
Jesucristo, te damos gracias porque tú no fuiste prudente, ni diplomático;
porque no callaste para escapar de la cruz,
porque fustigaste a los poderosos sabiendo que te jugabas la vida.
[…]
No nos dejes ser tan prudentes que queramos contentar a todos.
‘Tu palabra’ es hiriente como espada de dos filos.
No queremos una prudencia que nos lleve a la omisión,
y nos haga imposible la cárcel.
La terrible prudencia de acallar los gritos de los hambrientos y los oprimidos.
Danos sinceridad, para no llamar prudencia a la cobardía, al conformismo, a la comodidad.
[…]
Que cuando sintamos la tentación de la prudencia,
recordemos que Tú «has escogido la debilidad del mundo
para derrotar a los fuertes;
y a los estúpidos para confundir a los sabios».

(Lluis Espinal, sj)

descargar oración