CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

noviembre
22
miércoles

miércoles de la 33 del Tiempo Ordinario

Lc 19,11-26

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Onzas de oro

Amistad
Compasión
Servicialidad
Justicia
Generosidad
Bondad
Escucha
Alegría
Profetismo
Inquietud
Inteligencia
Amor
Fidelidad
Integridad
Paciencia
Sacrificio
Sencillez
Tolerancia
Fe

Lc 19,11-26

Jesús dijo una parábola, pues estaba cerca de Jerusalén y se pensaban que el reino de Dios iba a despuntar de un momento a otro.
Dijo, pues: “Un hombre noble se marchó a un país lejano para conseguirse el título de rey, y volver después. Llamó a diez empleados suyos y les repartió diez onzas de oro, diciéndoles: ‘Negociad mientras vuelvo’.

Sus conciudadanos, que le aborrecían, enviaron tras él una embajada para informar: ‘No queremos que él sea nuestro rey’. Cuando volvió con el título real, mandó llamar a los empleados a quienes había dado el dinero, para enterarse de lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y dijo: ‘Señor, tu onza ha producido diez’. Él le contestó: ‘Muy bien, eres un empleado cumplidor; como has sido fiel en una minucia, tendrás autoridad sobre diez ciudades’. El segundo llegó y dijo: ‘Tu onza, señor, ha producido cinco’. A ése le dijo también: ‘Pues toma tú el mando de cinco ciudades’. El otro llegó y dijo: ‘Señor, aquí está tu onza; la he tenido guardada en el pañuelo; te tenía miedo, porque eres un hombre exigente, que reclamas lo que no prestas y siegas lo que no siembras’. Él le contestó: ‘Por tu boca te condeno, empleado holgazán. ¿Conque sabías que soy exigente, que reclamo lo que no presto y siego lo que no siembro? Pues, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco? Al volver yo, lo habría cobrado con los intereses’.

Entonces dijo a los presentes: ‘Quitadle a éste la onza y dádsela al que tiene diez’. Le replicaron: ‘Señor, si ya tiene diez onzas’. Os digo: 'Al que tiene se le dará, pero al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Y a esos enemigos míos, que no me querían por rey, traedlos acá y degolladlos en mi presencia’”.

Dicho esto, echó a andar delante de ellos, subiendo hacia Jerusalén.

música

Fieles de Maite López interpretado por Maria José Bravo
«Haznos fieles a ti »© Permisos pedidos a Candil

Sacred Moment interpretado por Rhonda Lorence
«Movements in the Moment»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

noviembre
22
miércoles

Miércoles de la 33 de Tiempo Ordinario

Fieles de Maite López interpretado por Maria José Bravo
«Haznos fieles a ti »© Permisos pedidos a Candil

Sacred Moment interpretado por Rhonda Lorence
«Movements in the Moment»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

Lc 19,11-26

Jesús dijo una parábola, pues estaba cerca de Jerusalén y se pensaban que el reino de Dios iba a despuntar de un momento a otro.
Dijo, pues: “Un hombre noble se marchó a un país lejano para conseguirse el título de rey, y volver después. Llamó a diez empleados suyos y les repartió diez onzas de oro, diciéndoles: ‘Negociad mientras vuelvo’.

Sus conciudadanos, que le aborrecían, enviaron tras él una embajada para informar: ‘No queremos que él sea nuestro rey’. Cuando volvió con el título real, mandó llamar a los empleados a quienes había dado el dinero, para enterarse de lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y dijo: ‘Señor, tu onza ha producido diez’. Él le contestó: ‘Muy bien, eres un empleado cumplidor; como has sido fiel en una minucia, tendrás autoridad sobre diez ciudades’. El segundo llegó y dijo: ‘Tu onza, señor, ha producido cinco’. A ése le dijo también: ‘Pues toma tú el mando de cinco ciudades’. El otro llegó y dijo: ‘Señor, aquí está tu onza; la he tenido guardada en el pañuelo; te tenía miedo, porque eres un hombre exigente, que reclamas lo que no prestas y siegas lo que no siembras’. Él le contestó: ‘Por tu boca te condeno, empleado holgazán. ¿Conque sabías que soy exigente, que reclamo lo que no presto y siego lo que no siembro? Pues, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco? Al volver yo, lo habría cobrado con los intereses’.

Entonces dijo a los presentes: ‘Quitadle a éste la onza y dádsela al que tiene diez’. Le replicaron: ‘Señor, si ya tiene diez onzas’. Os digo: 'Al que tiene se le dará, pero al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Y a esos enemigos míos, que no me querían por rey, traedlos acá y degolladlos en mi presencia’”.

Dicho esto, echó a andar delante de ellos, subiendo hacia Jerusalén.

texto de apoyo

Onzas de oro

Amistad
Compasión
Servicialidad
Justicia
Generosidad
Bondad
Escucha
Alegría
Profetismo
Inquietud
Inteligencia
Amor
Fidelidad
Integridad
Paciencia
Sacrificio
Sencillez
Tolerancia
Fe

descargar oración