CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

octubre
17
martes

martes de la 28 del Tiempo Ordinario

Lc 11, 37-41

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Coloquio del fariseo

Señor, al escucharte reconozco
que en mí también se esconde un fariseo.
Muchas veces sin darme cuenta,
miro el mundo desde mi propio querer e interés.
Aparento ser buena persona,
pero por dentro vivo como si no necesitara a nadie.
Me contento con mis éxitos,
pero desconozco que puedo dañar a otros.
Vivo de mis logros,
pero no agradezco tu don.
El peligro de vivir como fariseo es
mirarme solo desde mis propios ojos.
Vivo contento de cómo soy,
pero la verdad es que me encuentro estancado
y sin poder crecer.

Señor, quiero convertirme a Ti.
Dame un corazón como el tuyo.
Enséñame a ser humilde.
Enséñame a ser misericordioso.
Enséñame a amar como Tú lo haces.

(Gabriel Roblero, sj)

Lc 11, 37-41

Cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa. Él entró y se puso a la mesa. Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo: “Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades. ¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo”.

música

Déjate interpretado por Tere Larraín
«Déjate (Youtube)»© Autorización de Tere Larraín

Te Deum interpretado por Chikara Iwamura (Director)
«Amazing Grace»© Autorización de San Pablo Multimedia

octubre
17
martes

Martes de la 28 de Tiempo Ordinario

Déjate interpretado por Tere Larraín
«Déjate (Youtube)»© Autorización de Tere Larraín

Te Deum interpretado por Chikara Iwamura (Director)
«Amazing Grace»© Autorización de San Pablo Multimedia

Lc 11, 37-41

Cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa. Él entró y se puso a la mesa. Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo: “Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades. ¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo”.

texto de apoyo

Coloquio del fariseo

Señor, al escucharte reconozco
que en mí también se esconde un fariseo.
Muchas veces sin darme cuenta,
miro el mundo desde mi propio querer e interés.
Aparento ser buena persona,
pero por dentro vivo como si no necesitara a nadie.
Me contento con mis éxitos,
pero desconozco que puedo dañar a otros.
Vivo de mis logros,
pero no agradezco tu don.
El peligro de vivir como fariseo es
mirarme solo desde mis propios ojos.
Vivo contento de cómo soy,
pero la verdad es que me encuentro estancado
y sin poder crecer.

Señor, quiero convertirme a Ti.
Dame un corazón como el tuyo.
Enséñame a ser humilde.
Enséñame a ser misericordioso.
Enséñame a amar como Tú lo haces.

(Gabriel Roblero, sj)

descargar oración