CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

julio
28
viernes

viernes de la 16 del Tiempo Ordinario

Ex 20, 1-17

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Yo soy

Yo soy el Señor, tu Dios,
que te soñé posible,
y te creé para el amor,
que te sostengo cada día
y te nombro mensajero
de esperanza y de justicia.
Soy tu ley y tu abrazo,
tu horizonte y tu luz,
tu trabajo y tu descanso.
Soy, en tu camino,
tormenta y calma,
principio y fundamento,
ruta y destino.
Soy el maestro paciente,
el pastor que te protege,
el fuego que arde en el hogar.
Soy la lluvia que te riega
y el sol que te calienta.
Soy la Palabra que,
desde la eternidad,
te sigue llamando.

(Rezandovoy)

Ex 20, 1-17

El Señor pronunció las siguientes palabras: “Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud. No tendrás otros dioses frente a mí. No te harás ídolos, figura alguna de lo que hay arriba en el cielo, abajo en la tierra o en el agua debajo de la tierra. No te postrarás ante ellos, ni les darás culto; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un dios celoso: castigo el pecado de los padres en los hijos, nietos y biznietos, cuando me aborrecen. Pero actúo con piedad por mil generaciones cuando me aman y guardan mis preceptos. No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso.
Fíjate en el sábado para santificarlo. Durante seis días trabaja y haz tus tareas, pero el día séptimo es un día de descanso, dedicado al Señor, tu Dios: no harás trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado, ni el forastero que viva en tus ciudades. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra y el mar y lo que hay en ellos. Y el séptimo día descansó: por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó.
Honra a tu padre y a tu madre: así prolongarás tus días en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás los bienes de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de él”.

música

Soy de ti interpretado por Ruah
«Canciones de frente»© Difusión libre cortesía de Ruah

Homage interpretado por Jami Sieber
«Hidden Sky»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

julio
28
viernes

Viernes de la 16 de Tiempo Ordinario

Soy de ti interpretado por Ruah
«Canciones de frente»© Difusión libre cortesía de Ruah

Homage interpretado por Jami Sieber
«Hidden Sky»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

Ex 20, 1-17

El Señor pronunció las siguientes palabras: “Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud. No tendrás otros dioses frente a mí. No te harás ídolos, figura alguna de lo que hay arriba en el cielo, abajo en la tierra o en el agua debajo de la tierra. No te postrarás ante ellos, ni les darás culto; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un dios celoso: castigo el pecado de los padres en los hijos, nietos y biznietos, cuando me aborrecen. Pero actúo con piedad por mil generaciones cuando me aman y guardan mis preceptos. No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso.
Fíjate en el sábado para santificarlo. Durante seis días trabaja y haz tus tareas, pero el día séptimo es un día de descanso, dedicado al Señor, tu Dios: no harás trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado, ni el forastero que viva en tus ciudades. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra y el mar y lo que hay en ellos. Y el séptimo día descansó: por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó.
Honra a tu padre y a tu madre: así prolongarás tus días en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás los bienes de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de él”.

texto de apoyo

Yo soy

Yo soy el Señor, tu Dios,
que te soñé posible,
y te creé para el amor,
que te sostengo cada día
y te nombro mensajero
de esperanza y de justicia.
Soy tu ley y tu abrazo,
tu horizonte y tu luz,
tu trabajo y tu descanso.
Soy, en tu camino,
tormenta y calma,
principio y fundamento,
ruta y destino.
Soy el maestro paciente,
el pastor que te protege,
el fuego que arde en el hogar.
Soy la lluvia que te riega
y el sol que te calienta.
Soy la Palabra que,
desde la eternidad,
te sigue llamando.

(Rezandovoy)

descargar oración