CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

mayo
26
viernes

viernes de la 6 de Pascua

Jn 16, 20-23

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Gracias

Gracias, Señor, por tu alegría sin precio,
que se acoge como un regalo,
con la que no se negocia,
que se vive sin estridencias.

Gracias, Señor, por tu alegría extraña,
que se impone al dolor,
se renueva cada día,
crece en el perdón, en el servir,
en lo pequeño y silencioso.

Gracias, Señor, por tu alegría plena
que levanta al caído una y otra vez,
desborda de nuevo en la hora de la decepción,
apasiona cuando queda poco
y construye donde parece habitar el vacío.

Gracias, Señor, por tu alegría sencilla,
de las cosas pequeñas, de los gestos humildes,
de la fe cotidiana, de la vida libre,
de la palabra confiada,
del corazón seducido… por Ti.

(adaptación de un poema de Benjamín González Buelta)

Jn 16, 20-23

Jesús dijo a sus discípulos: “Os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre. También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada”.

música

Escojo la vida interpretado por Cristóbal Fones
«Consagrados a ti»© Autorización de San Pablo Multimedia

Daybreak interpretado por Justin Bianco
«Blackbird»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

mayo
26
viernes

Viernes de la 6 de Pascua

Escojo la vida interpretado por Cristóbal Fones
«Consagrados a ti»© Autorización de San Pablo Multimedia

Daybreak interpretado por Justin Bianco
«Blackbird»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

Jn 16, 20-23

Jesús dijo a sus discípulos: “Os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre. También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada”.

texto de apoyo

Gracias

Gracias, Señor, por tu alegría sin precio,
que se acoge como un regalo,
con la que no se negocia,
que se vive sin estridencias.

Gracias, Señor, por tu alegría extraña,
que se impone al dolor,
se renueva cada día,
crece en el perdón, en el servir,
en lo pequeño y silencioso.

Gracias, Señor, por tu alegría plena
que levanta al caído una y otra vez,
desborda de nuevo en la hora de la decepción,
apasiona cuando queda poco
y construye donde parece habitar el vacío.

Gracias, Señor, por tu alegría sencilla,
de las cosas pequeñas, de los gestos humildes,
de la fe cotidiana, de la vida libre,
de la palabra confiada,
del corazón seducido… por Ti.

(adaptación de un poema de Benjamín González Buelta)

descargar oración