CAMINO DE SANTIAGO

NIÑOS

?

enero
16
lunes

lunes de la 2 del Tiempo Ordinario

Hb 5, 1-10

música

texto de apoyo

descargar oración

comparte

00:00

Pequeño y pobre (fragmentos)

Mi Dios, necesito saber
por qué tu pobreza salva al hombre,
y el misterio de la cruz nos abre un nuevo horizonte.
Hazme entender, mi Señor,
por qué tu ser sobre todo nombre
ha renunciado al poder
y opta ser pequeño y pobre.

Salvar al hombre quieres sin tener poder,
acampas en la tierra sin ningún poder.
Tu fuerza de ser Dios te la anulas siendo niño,
te quitas poder, pierdes tu poder.
Aquellos a quien llamas, lo haces sin poder,
les invitas a ser pobres sin ningún poder,
les dices que tan solo siendo niños servirán,
pobres de poder, niños sin poder.

Aquí estoy, mi Dios, porque necesito saber.
Hazme entender.

(Brotes de Olivo)

Hb 5, 1-10

Hermanos: Todo sumo sacerdote, escogido entre los hombres, está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios: para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede comprender a los ignorantes y extraviados, ya que él mismo está envuelto en debilidades. A causa de ellas, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados, como por los del pueblo. Nadie puede arrogarse este honor: Dios es quien llama, como en el caso de Aarón. Tampoco Cristo se confirió a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote, sino aquel que le dijo: “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy”, o, como dice otro pasaje de la Escritura: “Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec”.

Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna, proclamado por Dios sumo sacerdote, según el rito de Melquisedec.

música

Noche Oscura de sobre el texto de San Juan de la Cruz interpretado por Jesed
«silencio de amor»© Permisos pedidos a Jesed Ministerio de música

Letting Go interpretado por Jeff Wahl
«Meditative Guitar»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

enero
16
lunes

Lunes de la 2 de Tiempo Ordinario

Noche Oscura de sobre el texto de San Juan de la Cruz interpretado por Jesed
«silencio de amor»© Permisos pedidos a Jesed Ministerio de música

Letting Go interpretado por Jeff Wahl
«Meditative Guitar»© Usado bajo licencia no comercial Creative Commons

Hb 5, 1-10

Hermanos: Todo sumo sacerdote, escogido entre los hombres, está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios: para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede comprender a los ignorantes y extraviados, ya que él mismo está envuelto en debilidades. A causa de ellas, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados, como por los del pueblo. Nadie puede arrogarse este honor: Dios es quien llama, como en el caso de Aarón. Tampoco Cristo se confirió a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote, sino aquel que le dijo: “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy”, o, como dice otro pasaje de la Escritura: “Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec”.

Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna, proclamado por Dios sumo sacerdote, según el rito de Melquisedec.

texto de apoyo

Pequeño y pobre (fragmentos)

Mi Dios, necesito saber
por qué tu pobreza salva al hombre,
y el misterio de la cruz nos abre un nuevo horizonte.
Hazme entender, mi Señor,
por qué tu ser sobre todo nombre
ha renunciado al poder
y opta ser pequeño y pobre.

Salvar al hombre quieres sin tener poder,
acampas en la tierra sin ningún poder.
Tu fuerza de ser Dios te la anulas siendo niño,
te quitas poder, pierdes tu poder.
Aquellos a quien llamas, lo haces sin poder,
les invitas a ser pobres sin ningún poder,
les dices que tan solo siendo niños servirán,
pobres de poder, niños sin poder.

Aquí estoy, mi Dios, porque necesito saber.
Hazme entender.

(Brotes de Olivo)

descargar oración