Mi magnificat

Proclamo tu grandeza, Señor, mi espíritu festeja que eres mi Dios y salvador, porque te has fijado en mi pequeñez y en adelante me felicitarán todas las generaciones. Porque eres Poderoso y has hecho proezas, tu nombre es sagrado. Tu misericordia continúa de generación en generación. Ejerces tu poder desbaratando a los soberbios en sus planes, derribando del trono a los poderosos y alzando a los humildes, colmas de bienes a los hambrientos y despides vacíos a los ricos. Estás siempre disponible para tu pueblo, eres fiel desde los orígenes y para siempre…