Idéntifícame

Identifícame, hermano con tus caminos
de silencios y palabra, de corazón que no deja de amar.
Identifícame amigo con tu mirada,
que devuelve dignidades y rescata del abismo.
Identifícame, hermano con tus ternuras,
tus maneras tus honduras, tu sueño para esta gente.
Identifícame, Jesús con tus decisiones,
tus batallas, tus opciones, conflictos y soledades.
Identifícame, Jesús con tus prioridades,
de amores y de verdades que respirabas del Padre.

Identifícanos amigo con tus maneras
de hacer fecunda la vida en medio de tanta muerte.
Identifícanos, hermano con tu alegría
de ver cómo tu palabra libera los corazones.
Identifícanos hermano con tus dolores
de entrañas que se conmueven por ver sufrir a la gente.
Identifícanos Jesús con tus decisiones,
tus batallas, tus opciones, conflictos y soledades.
Identifícanos Jesús con tus prioridades,
de amores y de verdades que respirabas del Padre.

Identifícanos con tu vida hasta el extremo,
entregada hasta la muerte en fidelidad al Padre.

(Cecilia Rivero Borrel, rscj)