Mientras vuelves

Mientras vuelves,
la espera será batalla,
será coraje,
será memoria.
No me dejes
convertirte
en cuadro
de museo,
en tonada
piadosa y vacía,
en nueva ley,
que encadene
al espíritu.

Mientras vuelves,
la espera será palabra,
escuchada y compartida,
proclamada y defendida.
No me dejes
profanarte
tomando en vano
tus bienaventuranzas,
a los pobres,
tu justicia,
el Amor.

Mientras vuelves
la misión será proyecto,
comunidad y fiesta,
será encuentro o nada.
No me dejes
encerrarte
en la capilla privada,
en el cielo de los puros,
en la ciudad de los espejos.

Hay que mantener
el fuego ardiendo,
mientras vuelves.

(José María R. Olaizola, sj)