Coloquio de las alas...

Señor, Jesús, a pesar de mi poca fe
tú sigues apostando por sacar lo mejor de mí.

Me enseñas que la vulnerabilidad es siempre la lección correcta
''porque es fácil ser frío en un mundo que hace muy difícil ser tierno''.

Haznos ''dadores de alas'' para los otros,
animadores del potencial de bondad que esconde cada rostro.

Llévanos en pos de ti, aliviando y sanando.

(Mariola López Villanueva rscj)